Desde hace varias décadas la mujer ha incursionado en el mundo laboral, no sólo como operaria y asistente administrativa, sino que como apuntábamos la semana pasada, por sus habilidades y liderazgo ha escalado hasta los puestos más altos en las empresas y en la política.

Sin embargo su puesto y su salario se ven a menudo amenazados por la masculinización de las posiciones laborales, el costo de esta masculinización ha sido altísimo para la Mujer, SOLEDAD EN LOS PUESTOS DE PODER: Las Mujeres en los cargos de poder o en los más altos de las organizaciones suelen estar solas porque carecen de redes de contacto. En ese nivel de la organización existen pocas mujeres, que incrementan la red de apoyo con otros hombres cuyos intereses en la organización suelen ser compatibles, pero incompatibles a la hora de mantener un equilibrio con las responsabilidades en el hogar, es decir incompatibles con el mundo privado.

TENSIÓN TRABAJO Y FAMILIA: Debido a la presencia de la Mujer en la organización y a su ausencia en la familia se hace imposible mantener el equilibrio sin que el trabajo o la familia resienta su normal desarrollo. La idea del Ejecutivo exitoso en una empresa o del profesional emprendedor, pero con rotundos fracasos matrimoniales y familiares, nos hace replantear el sentido de las organizaciones, nos hace replantear el valor de la familia y el concepto de éxito.

CRISIS EN LA RELACIÓN DE PAREJA: Hace tiempo que el trabajo de la Mujer ha dejado de ser un hobbie o un complemento en los ingresos familiares y hoy en día es una necesidad para muchas familias que aspiran a mejorar su calidad de vida….Hace mucho también que las mujeres lograron altos niveles de educación, igualando y superando a los varones en su rendimiento y logros académicos, como para pensar que las mujeres deberían “sacrificar” lo obtenido por el bien de la familia. La incomprensión de esta situación de parte del varón, pero también de la mujer, ha llevado a que las actuales generaciones cuestionen la validez del compromiso de pareja y de la preservación del matrimonio.

SACRIFICIO Y/O POSTERGACIÓN DE LA MATERNIDAD: Si la familia es la unidad básica de la sociedad, la postergación de la maternidad es una manera de corroerla. …No es posible pensar que las mujeres deban postergar la decisión de tener un hijo so riesgo de perder el empleo, como si ello fuese una razón para merecer este castigo. …No es posible pensar que la protección de la maternidad existe si y solo si las mujeres son contratadas por las organizaciones. …..no es posible pensar que la maternidad siga siendo un problema sólo de mujeres. Si la familia es la base de la sociedad, que sea entonces la sociedad toda quien la proteja.

Es necesario plantear una alternativa que permita a las mujeres, desarrollar una carrera profesional y tener familia; ser madres y mujeres exitosas…todo al mismo tiempo, poniendo en práctica las capacidades innatas de la mujer, que se diferencian de las masculinas porque las mujeres ven a las organizaciones de una manera distinta. El liderazgo femenino autoriza, reestructura, enseña, da ejemplo, es abierto.

Para las Mujeres no se trataría del gran juego de la vida donde todo se gana o todo se pierde, porque ella es capaz de poner atención a los detalles y a las relaciones entre las personas, organiza su tiempo a tal punto de salir a la hora y atender a su familia; cuida y ayuda a sus empleados, comprendiendo sus situaciones personales, y en general la mujer, tiene una vida más allá de la propia organización, más allá de su trabajo.

 

Back To Top