En China, un niño de nueve años perdió la cordura cuando su mamá le pidió que dejara de jugar con su teléfono celular, cuando estaban en la sala de espera de un hospital.

El menor no lo dudó un segundo y golpeó a su madre, la abuela del niño intentó intervenir pero no tuvo mucho éxito.

 

 

El vídeo fue captado por una persona que se encontraba en el hospital y que lo publicó en el sitio chino Sina Weibo.

Hasta el momento, ha generado numerosos comentarios donde la mayoría de las personas culpan a la madre por consentir demasiado al menor.

 

(Con información de MVS)

Back To Top